google6fa3c6e345025a32.html

El puente sobre las piedras del río seco, el depósito de basuras del hotel. – pierniabierto – buscándose los ojos – vertiginosa constancia – creyendo – montones de palabras. – como si el informe mejorara algo. – del derecho a un orgullo. – las voces bajaban bruscamente hasta un tono de adioses, – construía un terceto de palabras. – mucho menos rápidos que la noche, – las espaldas más tristes y disminuidas, – “Me voy a morir”, explicó. – esperanzas razonables, – meses de vida. – intento de modificación del recuerdo llamativo, desagradable, – la soledad en el desencanto, el deslumbramiento bajo las luces, – hasta hacerlo capaz de cubrir todo otro remordimiento. – separados para siempre, ya de acuerdo. – el depósito de basura. – lo que estaba dejando a la otra no era el cadáver del hombre – insultantemente libres del mundo. – Me miraba sin que le importara verme, – oloroso, anacrónico; – huesos velludos – nada más que pómulos, – metiendo a empujones en el viento el sobretodo flotante que alguna vez le había ajustado en el pecho; – el viboreo de un pequeño orgullo atormentado. – la cabeza cubierta por un rebozo y afirmativa. – miraba hacia la cama con todas mis fuerzas, – sólo llegaba el ruido lento de las palabras, – el silencio luminoso y frío, – la vieja y el enfermero se adelgazaban contra la pared, – el conjunto inoportuno, – disponiéndose ya, sin presentirlo, para cualquier noche futura y violenta.

(Ambientación a través del léxico).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies