google6fa3c6e345025a32.html

Echo en un frasco la tensión en los ojos, la rigidez de mi cuello.
Me hago rosal. Recuerdo a mi abuelo que corta rosas de su jardín en el pueblo para los nietos de la capital. Veo sus gafas.
Me siento rosal, coqueta. Me admiran intermitentemente, cuando florezco.

09/2008

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies